20 jul. 2013

LA HONRA DE LA PRINCESA

Por la puerta del este entró aquel moro
arrebatando mi honra
 y mi decoro.

Por la puerta del norte salió el cristiano
para vengar la ofensa espada en mano.

Espero deseosa se abra la puerta,
se lleve la duda,
traiga respuesta.

No puedo perdonar a quien me ultrajó,
pero sí bendecir al que me vengó.

Por la puerta entreabierta entró el cristiano
con la espada sangrante prieta en la mano.

José Genovés Tolsá

28 jun. 2009

PEQUEÑAS COSAS

Si te veo llorar me entristeces,
si te veo reir me enterneces,
si te oigo suspirar me enfureces.
Creo que me estás engañando,
y eso me enloquece...
Así que ni llores, ni rías ni suspires,
y me quitaré de la cabeza
todas estas idioteces.

CANTARES

Por la puerta del este
entró aquél moro,
robandome la honra
y mi decoro.
Por la puerta del este
entró el cristiano,
para vengar mi verguenza
espada en mano.
Por la puerta del oeste
les ví salir.
Tengo el corazón en vilo
esperando indecisa
quién va a venir.
Siento atracción por quién me mancilló,
también la tengo por el que me vengó...
Por la puerta del oeste
entró el cristiano,
con la espada sangrante
prieta en la mano.

RIMAS CORTAS

Cuan lejos están los días
que jugabas a quererme,
qué presentes tengo otros
en los que no quieres verme.
--ooOoo--
Cuando estás cerca te quiero
cuando estás lejos te añoro.
Vuelve conmigo, cariño,
de rodillas te lo imploro.

11 ene. 2009

EL LAGO

¡ Mira qué día tan hermoso,
llévame al lago, Jonás !
Oiremos el murmullo del agua
del pequeño manantial...
Los cisnes de blancas plumas
los veremos deslizar
por las cristalinas aguas
de nuestro lago al nadar,
el canto de los jilgueros,
el de la rana al croar...
El susurro de las ramas
que mece el viento al soplar,
la blanca vela de la barca
cuando sale a navegar,
dejando una blanca estela
que te salpica al pasar...
Veremos ponerse el sol
y a la noche llegar,
contaremos las estrellas
y los aromas de las flores
nos ayudarán a soñar...
Vamos a nuestro rincón,
vamos, vamos Jonás,
estoy henchida de amor
y no puedo soportar
esta fiebre que me abrasa;
vamos a nuestro rincón,
y allí, bajo del almendro,
sobre un lecho de hojas secas,
rindamos culto al amor,
y podamos descansar.
Llévame al lago, Jonás.
5 - 12- 2008

2 ene. 2009

LA BURBUJA DE CRISTAL

INTRODUCCIÓN: Dos seres que se quieren mucho. A los 15 años ella sufre un rara enfermedad y tienen que aislarla del mundo para mantenerla con vida. Él todos los días iba a ver a su amada. Se sentaba delante de la burbuja y se pasaba horas y horas contemplandola y sufriendo, viendo a su amada sufrir y que se le escapaba la vida y él sin poder hacer nada. Ella llevaba mucho tiempo encerrada, se le hacía insoportable. Viendo sufrir a su amado consumiendose de rabia y de impotencia por no poder ayudarla, tomó una decisión:
-¿Cuántos años llevo aquí
encerrada en esta cárcel de cristal?
Dímelo tú, Tomás.
-Ten paciencia, mi cielo
no me hagas sufrir más.
Mirándote me paso el día,
no puedo hacer otra cosa
que sentarme a contemplar,
viendo como te consumes
y sin poder hacer nada,
mordiendome los puños
y escondiendo el rostro de tí
para que no me veas llorar
y acentuar tu sufrir.
-No tengo miedo Tomás,
aquí me siento muy sola.
Cada día que pasa
se acentúa mi pesar
y para seguir así...
prefiero terminar.
-¡No digas eso, mujer!
Sabes que los doctores
dicen que no puedes
hacer vida normal,
que si salieras de la burbuja
te sentaría fatal.
-¡Tomás, yo quiero salir!
¿Quieres tú peor final
que el de consumirme aquí?
Abre la puerta, Tomás
y llevame en tus brazos,
sabes que no puedo andar,
y llevame a aquel verde prado
en donde hace unos años nos amamos
y soñamos en mil cosas
que jamás podrán ser.
Abre la puerta, Tomás,
quiero salir a la vida
aunque tenga que pagar
un precio tan elevado,
quiero tenderme en la hierba
y retozar sobre ella
como hacíamos los dos,
quiero abrir los ojos,
contemplar los rayos de sol,
sentir su calor en mi cuerpo,
oir el murmullo del arroyo,
el dulce canto del ruiseñor
llamando a su amada
para aparearse y procrear,
quiero ver las golondrinas
por el espacio volar,
oir el croar de las ranas
en la charca del manantial,
contemplar el cielo, las nubes...
llenar mi pecho de aire
cargado de mil perfumes,
deleitarme con las cosas
que disfrutan los demás,
llenar mi cuerpo de vida,
acariciarte, Tomás,
quedar dormida en tus brazos,
no deseo nada más.
Esto es lo que deseo
aunque tenga que pagar
el precio que me anunciaron.
Para poder disfrutar
por estas migajas de vida
que tengo que mendigar,
¡aprietame fuerte, Tomás!
y sécate esas lágrimas,
no quiero verte llorar,
piensa que fuí una brisa
que te acarició al pasar,
y que se alejó despacio
para no verte llorar.
Arrullame en tus brazos,
cubre mi rostro de besos,
duermeme en tu regazo,
y cuando cierre los ojos...
...que no te oiga llorar.
6/12/2008

30 dic. 2008

LAS MIGAJAS

¿Que por qué cuando te vuelves
me ves siempre tras de tí?
Voy recogiendo migajas
del amor que antes perdí,
migajas que antes me dabas
con cariño, sin exigir,
yo, tonto de mí, no las quise
y ahora las mendigo tras de tí.
Me miras con altivez
con esos oscuros ojos
que en otros tiempos besé,
cuando anegados de lágrimas
por lo mal que te traté
rogabas que me quedara,
¡ ni siquiera te escuché!
Me marché con mis amigos
preumiendo tenerte a mis pies,
ahora estoy pagando
mi estúpido proceder
sintiendo en mis propias carnes
lo que yo te hice sufrir.
Me están comiendo los celos,
yo así no quiero vivir.
22/12/2008